(17/05/2021) Los Niños de 0 a 3 años y las Emociones

Estado actual
Disponible
Precio
24,95
Empezar

Este curso está orientado a tomar conciencia de las necesidades afectivas del niño pequeño, entendiendo como percibe y manifiesta el niño su afectividad. 

Veremos cuales son esas necesidades afectivas y vinculares del niño, cuáles son los rasgos que manifiesta para comprender mejor cómo responder a esas necesidades, y algunas propuestas para una afectividad sana.

También se abordarán textos que fundamentan la importancia de la gestión de las emociones y cómo el diálogo, el afecto y un marco de normas adecuadas al niño, lo ayudarán, poco a poco, a adquirir su control emocional. 

CURSOS MONTESSORI PARA LA ETAPA DE 0 A 3 AÑOS

Descubre todos los cursos para preescolar y especialízate en la etapa de 0 a 3 años

CURSOS MONTESSORI PARA LA ETAPA DE 0 A 3 AÑOS

Descubre todos los cursos para preescolar y especialízate en la etapa de 0 a 3 años

Objetivos

AYUDAR AL DESARROLLO EMOCIONAL

Conocer las necesidades del niño pequeño en relación a su desarrollo emocional.

PERSPECTIVA MONTESSORI

Profundizar en la perspectiva Montessori.

COMPRENDER CONCEPTOS

Conocer conceptos que nos ayuden a interpretar lo que el niño necesita para su desarrollo afectivo sano.

Información

Las emociones constituyen, sin duda, un aspecto esencial en el desarrollo del niño, sobre todo en el período de la primera infancia, en la que se constituyen los vínculos y las formas de relacionarnos con uno mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea.

El apego, la separación y una comunicación afectiva y efectiva constituyen lazos de fortaleza o de debilidad con los que el niño construye su mirada del mundo, pero también hay otros ingredientes que es preciso trabajar, como la autoestima, la autonomía y los límites.

Uno de los procesos que el niño de 0 a 3 años empieza a experimentar es el de socialización: la inserción en el grupo familiar a través de actividades colaborativas y la adquisición de normas, pautas y costumbres propias de la cultura en la que el niño se inserta, forman parte de una trama social que la Dra. Montessori  denomina “sociedad por cohesión”, y que se caracteriza por la ayuda mutua y la colaboración, más que por la competencia. Desarrollar habilidades sociales también forma parte del desarrollo de esta primera infancia.

Todas estas adquisiciones de afectos, vínculos y colaboración ayudan al niño a desarrollar la “resiliencia”, término reciente que hace referencia a la capacidad adaptación y fortaleza que una persona desarrolla para superar la adversidad.

La resiliencia constituye un rasgo necesario en un mundo complejo, y podemos ayudar al niño a desarrollar; un aspecto importante para ello es poder ralentizar, aquietar y detener la velocidad de la vida diaria para encontrar actividades sencillas en las que niños y adultos compartan el gozo y puedan gestionar la ansiedad.

La ansiedad y las emociones se pueden gestionar y expresar para ayudar al niño a comprender lo que siente, nombrar la emoción que experimenta y lograr el autocontrol.

María Montessori nos propone la adquisición de la autonomía como un proceso progresivo que abarca primero la autonomía física, pero que se orienta a que el niño, en etapas siguientes de su desarrollo, adquiera la autonomía intelectual, afectiva y moral.

A través del concepto de período sensitivo, Montessori hace referencia a las necesidades del niño en sus primeros años de vida, y uno de ellos es el afecto manifiesto, que, veremos en este curso, implica la expresión manifiesta a través de la caricia, el masaje y el “contacto nutritivo”.

La perspectiva Montessori nos invita a mirar todo el desarrollo humano, en todas sus áreas y a toda la persona. Este curso está orientado a tomar conciencia de las necesidades afectivas del niño pequeño, entendiendo como percibe y manifiesta el niño su afectividad en los primeros 3 años de vida.

¿Quién es el niño de 0 a 3 años? Montessori nos dice que “mente absorbente”, es decir que absorbe del ambiente todos los estímulos que se le ofrecen, y por lo tanto, será de suma importancia ofrecer un ambiente preparado para responder a sus necesidades no solo desde el punto de vista de sus necesidades primarias de alimentación, higiene y sueño, sino también las afectivas y emocionales.

En este curso veremos cuales son esas necesidades afectivas y vinculares del niño en esta etapa, cuáles son los rasgos que manifiesta para comprender mejor cómo responder a esas necesidades, y algunas propuestas para una afectividad sana.

También se abordarán textos que fundamentan la importancia de la gestión de las emociones y cómo el diálogo, el afecto y un marco de normas adecuadas al niño, lo ayudarán, poco a poco, a adquirir su control emocional.

  • las emociones propias de la etapa 0-3

A través de textos de Amanda Céspedes, veremos cómo el niño pequeño manifiesta sus emociones primarias y la importancia que el apego tiene en las primeras semanas de vida para genera un vínculo significativo de afecto

También veremos las etapas del desarrollo o períodos sensitivos, que María Montessori detecta como “ventanas de oportunidad” oportunas para determinados aprendizajes o desarrollos.

  • Normas y límites

¿Cómo establecer normas en niños pequeños? ¿cuáles? En este curso veremos cómo acompañar al niño a adquirir normas y límites en un proceso de adquisición paulatina, y con altas dosis de afecto en un marco seguro de contención.

Entender las normas y límites como marcos que permiten al niño comprender el mundo, nos permiten integrarlos a la libertad de movimiento y de elección. 

  • Socialización y resiliencia

Este curso ofrece algunas actividades sencillas y cotidianas que permiten que el niño experimente no solo la colaboración sino también la autovalía, aún a edades muy tempranas.

Las actividades Vida práctica, tan identitarias desde la perspectiva Montessori, son ocasiones de socialización, de autonomía y de autovalimiento, porque muestran al niño que es capaz de ayudar a otros.

  • Apego y separación

¿Qué es el nacimiento para el niño? El vínculo de afecto, seguridad y contención no debe cambiar del embarazo a la vida fuera del útero materno, por eso veremos el concepto de “exterogestación”, que nos permite mantener las condiciones uterinas que generen en el niño una continuidad.

  • El contacto nutritivo

El contacto nutritivo es un concepto en el que se integra la manifestación de afecto y el masaje en un gesto de afecto que alimenta sin duda a ambos: al niño y al adulto.

Amanda Céspedes afirma que el afecto es un alimento para el alma, un alimento necesario para todo desarrollo sano, una caja de resonancia: el perdón, la compasión, el desprendimiento, la entrega incondicional, son las alturas de la conciencia que nos conectan con el alma y constituyen el final de un camino de evolución de lo emocional a lo espiritual. 

Trabajaremos como hacer “resonar” esa caja para que suene armónicamente.

Dirigido a padres, pedagogos, directivos, especialistas, maestros, docentes, cuidadores o animadores de la primera infancia que quieran conocer más la perspectiva Montessori en relación al niño y el desarrollo de su afectividad.

La bibliografía propuesta, la amplitud de los temas abordados y los ejercicios que se proponen para la observación que este curso ofrece, lo hacen asequible a educadores, padres y asistentes.

Una vez finalizado y superadas con éxito las actividades solicitadas al finalizar cada módulo, el alumno recibirá un Certificado digital que acredita la realización y aprovechamiento del curso, otorgado por International Montessori Institute como centro oficial de formación en pedagogía Montessori.  

Inscribirse al curso es muy sencillo, deberás hacer clic en el botón “INSCRÍBETE” que encontrarás bajo el título del curso.

Una vez hecho esto, te aparecerá el carrito de compra con el curso que hayas escogido, y deberás hacer clic en “Finalizar compra”, o bien seguir navegando por nuestra web para añadir nuevos cursos a tu carrito.

El siguiente paso será rellenar el formulario con los datos de facturación y elegir la modalidad de pago: mediante tarjeta o Paypal, y hacer clic en “Realizar el pedido”.

Finalizado el proceso de inscripción, recibirás de forma automática un correo de bienvenida, en el cual estarán incluidas tus claves de acceso para que puedas iniciar la formación. Recuerda que tienes hasta 30 días para finalizar el curso.